NOTAS DE UN FESTIVAL

 

 

El 28 de abril nació un Festival: Millencuentros. Organizado por el coro Millenium Granada, marca el punto culminante de este joven aunque avezado coro. Una cima que se habían propuesto alcanzar desde el mismo día de su fundación. Y con mucho esfuerzo, trabajo, tesón, sin caer nunca en el desánimo y aportando cada uno de sus componentes su porción de entusiasmo, lograron ver cumplido su sueño.
Congregó a cinco agrupaciones corales: la SCHOLA PUERI CANTORES DE LA CATEDRAL DE GRANADA dirigida por Héctor Eliel Márquez Fornieles , el CORO FEMENINO VIRGO de la Universidad Estatal de Vilnius (Lituania), bajo la batuta de la Profesora Rasa Gelgotiene, el coro CIUDAD DE MELILLA, bajo el mando de Mª del Carmen Gálvez Casado, el CORO ZIRYAB de Córdoba, conducido por Carlos Castiñeira Castrillón, y el anfitrión,CORO MILLENIUM GRANADA, con su director Algis Zaboras a la cabeza.
Ciento ochenta cantantes que unieron sus voces para vivificar unas partituras escritas por compositores de ayer (Bach, Donizetti, Gluck…) y de hoy (Poorman, Cantoral, Lorca…); músicas sacras y profanas enlazadas en sutil armonía.
Flotaron por el Auditorio Manuel de Falla miríadas de notas musicales construyendo melodías y resaltando las cualidades y valores característicos de la música coral:

DOminio, SInceridad, LAzos, SOLvencia, SOLtura, LAtidos, MImesis, SOLidaridad, SOLidez, FAcilidad….

Notas musicales -materia prima constituyente de todo Festival- que anhelaban otras notas, aquéllas con las que el público asistente calificaría a los coralistas. Y a tenor de los aplausos cosechados, de los comentarios al salir del auditorio, las notas fueron buenas. Incluso muy buenas: un sobresaliente cum laude que sonrojaría de modesta satisfacción a los participantes.
Y tras el gozo de producir música, vino el deleite de compartir cena. Todos los coralistas y sus directores, acompañados por el cónsul de Lituania, su esposa y su hijo, se reunieron en los salones del alhambreño Hotel Alixares. Acto de hermanamiento que terminó bien entrada la noche entre brindis, canciones, regalos y emocionado jolgorio.
Quedaron fraguados así los cimientos de futuras ediciones de Millencuentros, un Festival que, como dijo de él el periodista Antonio Arenas, “ha nacido para quedarse.“

 

 

Foto Studiosur